miércoles, 5 de junio de 2013

Distance



Una de las cosas que podemos encontrar en un país extranjero es la gran diferencia entre la cultura, el pensamiento y las formas que tienen las personas al expresarse. Es cierto que muchos creen que Argentina y Uruguay son muy similares y en cierta forma lo son pero la verdad es que hay demasiadas diferencias entre el uruguayo promedio y el Argentino.

Los uruguayos somos claramente muy fríos, de eso me he dado cuenta luego de estar tres meses viviendo en Eldorado-Misiones. No sé si se trata de la forma de criancia o la misma cultura pero estando acá me doy cuenta de algo: Los uruguayos hemos sido y seguiremos siendo demasiado soberbios, creo que se nos ha subido a la cabeza la frase “Uruguay es la Europa de América del Sur”. Es sin lugar a dudas. Completamente absurdo creer que somos de alguna forma, parte del llamado “primer mundo”. No quiero que crean que menosprecio mi país, aunque aquellos que me conocen saben cuál es mi opinión al respecto, siempre he creído que Uruguay es un país donde se hace casi imposible vivir, es demasiado caro, nuestro gobierno demasiado “caritativo” y la gente demasiado ignorante para saber qué es lo que realmente quiere. Nuestro gobierno le da al pueblo el tan llamado “Pan y circo” y el pueblo dentro de su propia ignorancia, fomentada por el mismo gobierno, se conforma con las migajas mientras que la clase media se deja empobrecer por la falta del coraje. Este es un mensaje para la gente, una entrada dedicada a la realidad de la que me he dado cuenta estando lejos de mi país. Para muchos que estén viviendo en Argentina no es nada, pero créanme que sí hay diferencias.

En fin, esta entrada no era para profundizar sobre dilemas políticos, sino para contarles mis progresos en lo que se refiere a mi Voluntariado. Creo que AMO mi trabajo y uso un término tan fuerte porque encuentro en las labores de enfermera una vocación preciosa, aunque es difícil porque se tiene que estar preparado para ver muchas cosas, algunas menos agradables que otras pero con el tiempo y la rutina una se acostumbra rápidamente a ver lo insoportable. El desgate físico, el paso del tiempo en los pacientes más mayores, las enfermedades más complejas… Todo es algo que si se tiene vocación o al menos una pizca de amor, se puede soportar.

En otras noticias y no tan buenas, aparentemente tengo Anemia, tengo todos los síntomas y estoy esperando los resultado del examen de sangre. Quiero aclarar que no es porque trabajo demasiado como muchos piensan, sino que es mi culpa por mi obsesión con mi peso. Me traume tanto al grado de dejar de alimentarme bien sabiendo que trabajo muchas horas y necesita tener una buena alimentación. He llegado al punto de contar las calorías que como y es verdad que tengo menos pesos que cuando llegué, pero quiero y siento la necesidad de adelgazar más porque ante el espejo me veo gorda y fea. Y lo confieso porque estoy consciente de que he cometido un gran error y que la Anemia no es una enfermedad que se pueda curar tan fácilmente. Como sea, a aquellos que son mis seguidores, no se preocupen, estoy bien y me estoy cuidando. No voy a dejar que una imagen a través de un espejo joda (literalmente) mi salud.
Tengo apoyo de muchas personas aquí, tal vez más apoyo de unas que de otras pero me siento acompañada, así que no tienen que estar continuamente pendientes de cómo estoy y todo eso.

Hoy no hay consignas, simplemente les digo que se quieran, y se acepten.

Free your mind!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada